El desplazamiento forzado en el mundo bate su cifra récord

65,3 millones de personas, es decir uno de cada 113 seres humanos, se desplazó de sus hogares debido al conflicto y la persecución en el 2015.